Archivo | septiembre, 2013

10 mandamientos para simular que eres un supercurrante

19 Sep

A lo largo de mi trayectoria he coincidido con compañeros que ponían en práctica algunos de estos mandamientos. A algunos de ellos no les ha ido nada mal en su carrera profesional, por cierto.

1. Nunca andes por la oficina sin algún documento en tus manos

La gente con documentos en sus manos parece seria dirigiéndose a importantes reuniones. La gente que no lleva nada parece como que se dirigiera a la cafetería. Asimismo, si llevas un periódico parece que te encaminas al baño. Sobre todo, asegúrate que llevas montones de papeles cuando te vas a casa, así generarás la falsa impresión de que trabajas más horas de las que en realidad haces.

2. Utiliza tu ordenador para parecer que estás muy ocupado

Siempre que utilizas el ordenador, a los que pasen por allí les parece que estás haciendo “trabajo”. Puedes enviar y recibir correos personales, charlar y en general pasarte un buen rato sin hacer algo ni siquiera lejanamente relacionado con el trabajo. Estos no eran exactamente los beneficios sociales que los impulsores de la revolución informática esperaban, pero tampoco están nada mal. Cuando te pille el jefe – y seguro que te pillarán – tu mejor defensa es alegar que estás aprendiendo por tu cuenta nuevos programas, ahorrando a la compañía gastos de enseñanza.

3. Mesa de trabajo revuelta

Los gerentes de la empresa son los únicos que pueden tener la mesa ordenada. Para el resto de nosotros, eso daría a entender que no trabajamos demasiado. Construye enormes montones de papeles alrededor de tu área de trabajo. Para el que pase por allí, los papeles viejos del año pasado son exactamente iguales que los de este año; es el volumen lo que importa. Haz torres altas y anchas. Si sabes de alguien que vaya a ir a tu cubículo, entierra el documento entre los montones y haz como que lo buscas cuando el/ella vengan a pedírtelo.

4. Contestador Automático

Nunca contestes al teléfono si tienes un contestador automático. La gente no te llama para regalarte algo – te llaman para que TÚ les hagas trabajo a ELLOS. Así no se puede vivir. Comprueba todas las llamadas a través de tu contestador. Si alguien te ha dejado un mensaje y suena como a más trabajo, responde durante el descanso de la comida, justo cuando sabes que no están – darás la impresión de trabajar mucho y ser muy dedicado, cuando en realidad todo lo organizas para no dar ni golpe.

5. Que parezcas impaciente y molesto

Uno siempre debería parecer impaciente y molesto para dar la impresión a tus jefes de que estás muy ocupado.

6. Vete tarde de la oficina

Siempre vete tarde de la oficina, especialmente si el jefe esta ahí también. Y mientras esperas puedes leer revistas y libros que siempre querías leer pero para los que nunca encontraste tiempo. Asegúrate de pasar por delante de la oficina del jefe cuando te vayas. Envía importantes correos electrónicos a horas intempestivas (ejemplo 9:35pm, 7:05am, etc.) y los días de fiesta.

7. Suspiros falsos para crear efecto

Suspira ruidosamente cuando haya mucha gente alrededor, dando la impresión de que estás bajo presión extrema.

8. Estrategia del amontonamiento

No es suficiente con tener montones de papeles en la mesa. Pon muchos libros en el suelo etc. (los manuales gruesos de informática son los mejores).

9. Aprende vocabulario

Léete algunas revistas de informática y apréndete la jerga y algunos productos nuevos. Utilízalo luego cuando hables con los jefes. Recuerda: no hace falta que te entiendan, pero asegúrate de que les impresionas.

10. Ten dos chaquetas

Si trabajas en una gran oficina de diseño abierto, siempre deja una chaqueta de repuesto sobre el respaldo de tu butaca. Esto da la impresión de que estás aún en el edificio. ¡La otra chaqueta la puedes utilizar mientras estés en cualquier otro sitio!